TALLER MINDFULNESS EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

 

Imagenhttps://annabrenchat.files.wordpress.com/2014/05/mindfulness-nic3b1os1.jpg

Imagen

¿Qué es mindfulness?

 

Mindfulness se basa en darse cuenta de lo que está sucediendo en el momento presente, que ésta atención plena puede ayudarnos a aprender a prestar atención a muchas cosas; como son, ayudar a tranquilizarnos cuando estamos enfadados, tristes, frustrados o tenemos alguna emoción difícil, a notar cuando estamos felices o muy agradecidos y puede ayudar también a centrarnos en la escuela, los deportes o la música.

 

Los niños tienen por naturaleza una mente curiosa, ellos quieren saber. Son buenos en prestar atención pero a menudo están demasiado ocupados, igual que los adultos. Se vuelven mayores antes de que hayan podido ser realmente niños. Ya sea en el plano emocional, social, en la familia, en la escuela.

 

Con la práctica de mindfulness, la atención consciente, los niños aprenden a parar por un instante para tomar aliento y sentir lo que necesitan en ese preciso momento. Dejan sus impulsos por lo que son y aprenden a aceptar que hay cosas en la vida que no son tan divertidas o guay. Aprenden a prestarles atención, una atención amable. Aprenden a no tener que esconder nada. Ello conlleva comprensión hacia su propio mundo interior y también hacia el de los otros, con lo que las relaciones personales mejores.

 

Educarles en los valores familiares y que aprendan a disfrutar de lo que tienen también se plantea como objetivo, especialmente con ejercicios para practicar juntos en casa y que se potencien los vínculos padres-hijos.

 

Si en la infancia han aprendido a percibir cualidades como atención, paciencia, confianza y aceptación,, esto les ayudará a tratar con las situaciones complejas que como adultos se encontrarán en su vida.

 

Muchos niños se sienten muy inseguros, creen que no son lo suficientemente simpáticos o buenos. Se preocupan, tiene problemas con su imagen y reaccionan a ello retrayéndose, o al contrario, haciéndose notar, teniendo una actitud complaciente o solo piensan en ellos, molestando a otros o haciéndose los duros.

 

La mayoría de problemas que experimentamos todas las personas se deben a que estamos de cuerpo presente, pero nuestra cabeza y pensamientos están en el pasado como en el futuro, anticipando problemas que igual ni ocurren. Esto nos lleva a experimentar síntomas de ansiedad, tristeza, depresión…

 

Pero lo único que tenemos es HOY, el momento presente.

 

Nuestro cerebro tiene la virtud de ser muy plástico, a cualquier edad, tanto en beneficio  pero también en contra. Con el tiempo, se van formando huellas en la memoria, circuitos en el cerebro que es necesario desactivar para que los sistemas de miedo y de alarma, estrés, malestar, no nos dominen en nuestras vidas. Mindfulness nos permite desactivar esas huellas y equilibrar y compensar estos sistemas y huellas que, a largo plazo, traen consecuencias en nuestra salud y bienestar.

 

Si en la infancia los niños aprenden a percibir cualidades como atención, paciencia, confianza y aceptación, esto les ayudará a tratar con las situaciones complejas que como adultos se encontrarán en su vida.

 

Los niños, al igual que los adultos, también se sienten presionados, sufren estrés, ansiedad, y, en muchos casos, lo manifiestan mediante la intranquilidad, irritabilidad, “reaccionando” a las situaciones en lugar de poder elegir calmarse ante situaciones difíciles: exámenes, un mal día, poca tolerancia a la frustración, rabietas, poca comunicación…

 

El hemisferio derecho (emocional) y el izquierdo (racional) no suelen estar conectados, y la experiencia no se integra. No existe un equilibrio entre lo que el niño siente, piensa y su cuerpo experimenta. El cerebro de un niño no deja de crecer y madurar hasta los 21 años. Este es el mejor momento para ayudar a su cerebro a esa integración e inteligencia emocional, que le permitirá una mayor inteligencia emocional y desarrollar estrategias y herramientas para una mejor gestión ante situaciones difíciles que la vida le plantee.

 

Con el  TALLER de MINDFULNESS SU HIJO APRENDERÁ:

 

–          A sentir y comprender sus emociones

 

–          A concentrarse mejor

 

–          Tener mayor confianza en sí mismos

 

–          Poder “ser” como uno es, aceptarse así mismo y desarrollar una buena autoestima

 

–          Ser más feliz

 

–          Ser más optimista

 

–          Menos impulsivo

 

–          A disminuir el sufrimiento que cada uno tenemos en nuestra vida

 

–          A elegir como quiere actuar y no tanto “reaccionar” o “saltar como un muelle” sin tener un rumbo fijo.

 

–          Disminuir las rabietas y saber “calmarse” antes ante situaciones que le alteren

 

–          A tener una mayor resiliencia

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s